¿NECESITAS AYUDA PARA MEJORAR TU ALIMENTACIÓN?

Inmunonutrición

La inmunonutrición está de moda. La conexión entre lo que comemos y el estado de nuestro sistema inmune es un hecho, por tanto ¿Podemos mejorar nuestra salud a través de la dieta?

Definitivamente SÍ, pero debemos tener en cuenta que no se trata de una ciencia exacta, lo importante son los hábitos de vida saludables en general: comer bien, tener vida activa, descansar, el equilibrio emocional, no fumar, ni beber alcohol, no consumir drogas…Pero hay otros factores que no podemos modificar como la genética o el medio ambiente, no solo somos lo que comemos, además de la dieta, existen otros factores que influyen en la función inmunitaria y se tienen en cuenta en el tratamiento nutricional dirigido al sistema inmune: la edad, el sexo (embarazo, menopausia etc.), la genética (que condicionan la respuesta inmune), el índice de masa corporal, la historia dietética y los hábitos alimenticios, la práctica de actividad física, las enfermedades crónicas, la ingesta de medicamentos, etc.

Hagamos por tanto hincapié en lo que sí podemos mejorar, a través de la inmunonutrición se pretenden evitar o retrasar efermedades mejorando la respuesta del sistema inmunitario a través de una nutricoión equilibrada adapatada a cada persona y situación. Una vez más, la personalización de las dietas es fundamental.

Hay evidencia científica, a partir de los estudios en animales  y en humanos, sobre el papel beneficioso que tiene la nutrición antioxidante para conseguir que nuestro sistema inmune funcione de forma adecuada. El consejo general es comer una dieta rica, equilibrada y coloreada con especial énfasis en frutas y verduras, con el fin de aumentar la ingesta de antioxidantes y los nutrientes asociados, y así aumentar nuestras defensas.

Para realizar todas sus funciones, el sistema inmunitario cuenta con gran variedad de células y moléculas altamente especializadas situadas en el intestino, los alimentos que ingerimos son uno de los principales puntos de entrada para potenciales patógenos. El intestino es un órgano mucho más importante de lo que habitualmente se piensa: alberga el mayor número de neuronas fuera del cerebro (alrededor de 100 millones), y tiene un ecosistema propio: la microbiota intestinal.

La microbiota intestinal debe ser cuidada y alimentada de forma adecuada para su equilibrio y buen funcionamiento. Los prebióticos y probióticos presentes en alimentos cotidianos deberían formas parte de la dieta habitual de las personas. 

Los probióticos son las bacterias vivas que componen la flora intestinal, de forma natural se encuentras en los alimetnos fermentados como el yogur, kéfir, verduras fermentadas, kombucha, chucrut, kimchi, etc.

Los prebióticos son la comida de los probióticos ya que si no alimentamos a las bacterias de nada sirve consumir muchos probióticos. Se encuentras en alimentos como los espárragos, ajos, cebollas, puerros, las alcachofas, el aceite de oliva virgen extra, el vinagre de manzana, en cereales integrales, legumbres o frutos secos.

Por ejemplo para regular procesos inflamatorios de diversas enfermedades nos favorecerá incrementar el aporte de ciertos nutrientes como las grasas omega-3, al tiempo que se reduce la ingesta de otras grasas.

En nuestra sociedad occidental, las enfermedades provocadas por desnutrición debido a la falta de alimentos no son muy frecuentes, a diferencia de lo que ocurre en los países en vías de desarrollo, dónde la desnutrición da lugar a la inmunosupresión, con la consiguiente susceptibilidad a las infecciones. En nuestro país son más comunes deficiencias nutricionales a consecuencia de la proliferación de las “dietas milagro” o dietas altamente restrictivas en las que se suprimen grupos de alimentos, o de alteraciones de la conducta alimentaria. Estas deficiencias nutricionales también tienen una repercusión sobre la efectividad inmune.

Mediante una alimentación adecuada se puede favorecer la respuesta adaptativa de la persona en una determinada dirección y prevenir o reducir el riesgo de padecer una enfermedad.

¿TE APUNTAS A REFORZAR TU SISTEMA INMUNE A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN?

Deja una respuesta

Cerrar menú
×

Aprovecha ahora nuestros packs

1 Consulta Estándar + 1 consulta de seguimiento = 115€

1 Consulta Estándar + 2 consultas de seguimiento = 165€

1 Consulta Estándar + Lista de Compra + 1 Seguimiento = 180€

1 Consulta Estándar + Lista de Compra + 2 Seguimientos = 230€